• Reacción

«Prefiero ser Cristiano Ronaldo que el Primer Ministro»

Advertisement

Anímate a adivinar qué jugador inglés dijo que prefería ser como Cristiano Ronaldo antes que ser Primer Ministro.

Todo el mundo quiere ser como Cristiano Ronaldo, aunque eso signifique renunciar a ser Primer Ministro de Inglaterra. Al menos eso es lo que cree uno de los jugadores más jóvenes de la selección tras ser preguntado por sus aspiraciones. Por si no lo han adivinado a estas alturas, obviamente estamos hablando de Marcus Rashford. La estrella del Manchester United que ha estado al frente de varias causas humanitarias nobles. De hecho, fue nombrado MBE (Miembro del Imperio Británico) durante el primer año de la pandemia mundial.

Rashford luchó por los derechos de los niños a tener comida y vivienda en una época tan difícil. Pero todas estas acciones aún no le han convencido para meterse en política. El fútbol es lo que sigue amando, como ha declarado a la prensa a través de Goal hoy mismo: «Sí, probablemente puedo [descartar ser político] porque no es algo que haya crecido queriendo hacer. Mi mente no está en eso, pero fue estupendo hablar con él [Obama] y he disfrutado hablando con gente así, aprendiendo de ellos y sacando lo que puedo de las historias que me cuentan. Es algo que siempre recordaré».

Rashford prefiere emular a Cristiano Ronaldo.

Luego profundizó en lo de intentar copiar todo lo que hace Cristiano Ronaldo: «Jugar contra Portugal sería una gran sensación para todos en la plantilla porque jugar contra algunos de los mejores jugadores del mundo, queremos probarnos contra los mejores. Esa es la razón por la que nos esforzamos cada día. No queremos un camino fácil, queremos jugar contra los mejores equipos del mundo. Queremos hacerlo bien contra ellos. Para los jugadores, será una experiencia increíble. Cristiano es un jugador increíble, y ahora casi se convierte en algo normal cuando desafía los pronósticos, así ha sido su carrera desde el principio, y será una gran experiencia jugar contra él».

«Verle crecer y convertirse en el jugador en el que se ha convertido es lo mejor de todo, porque cuando empezó a jugar no era el Cristiano de hoy o de hace cinco años, era un jugador diferente, siempre regateando, siempre enfrentándose a la gente, y luego, con el paso del tiempo, se convirtió en un animal. Marcaba, asistía, tiene 36 años y marca goles a diestro y siniestro, así que no tengo ni una palabra mala que decir de él. Creo que es alguien a quien mucha gente admira, incluido yo».

ADVERTISEMENT